Un necesario 1 de Septiembre Gitano

Con nombres propios bien conocidos entre los gitanos españoles como Soraya Giménez, Nicolás Jiménez, y José Heredia, ha sido impulsado el movimiento “1 de Septiembre Gitano”, para impedir que, con la crisis económica, diferentes y muy variados estados europeos utilicen a los gitanos como chivo expiatorio –presentándoles como chupópteros y delincuentes- y apliquen sobre el pueblo rom el racismo de trazo más grueso. Durante la rueda de prensa, organizada en la sede del Consejo de la Juventud de España (Madrid), Heredia denunció que “en toda Europa  están ocurriendo barbaridades con la población gitana”, que, según ha subrayado, es “la minoría más numerosa y también la más silenciada”. Entre los ejemplos, ha hablado de “las esterilizaciones masivas –de jóvenes gitanas– en República Checa o en Eslovaquia, los asesinatos y las persecuciones en Hungría, el acoso en Rumanía, Bélgica, Croacia, Macedonia, Bulgaria”, así como del desmantelamiento de asentamientos “con motivaciones especulativas sobre el territorio” en España. Por eso, el 1 de Septiembre se celebró una concentración en la Puerta del Sol de Madrid entre las 11:00 y las 14:00 horas y entre las 17:00 y las 19:00 horas. A lo largo del día se vivió un minuto de silencio por los gitanos perseguidos y se procedió a la lectura de un manifiesto. Gitanos de toda España acudieron a la convocatoria. Y en palabras de Soraya Giménez  “el 1 de septiembre no es un fin”, sino que se trata del “comienzo de una larga lucha para no seguir consintiendo estas atrocidades”.


Los comentarios están cerrados